Accede al Archivo

Aportar

Volver

Proyectos

La revolución de las pequeñas cosas

La Fundación Felipe González presenta un documento con 37 propuestas simples, factibles y necesarias para nuestra sociedad.

A principios de año decidimos, desde la Fundación Felipe González, llevar a cabo un experimento. Apostamos por tratar de generar un debate en positivo que se centrara en realizar propuestas simples, factibles y útiles para nuestra sociedad. Así, invitamos a más de un centenar de personas de diferentes ideologías y formas de pensar a participar en este proyecto intentando agrupar talento generacional, más allá de etiquetas e ideologías, con el único requisito de tener ilusión por pensar, proponer, debatir y plasmarlo en propuestas que pudieran suponer algún avance tangible.

Organizados en once grupos temáticos y dirigidos por un coordinador, la metodología fue muy sencilla. A ese centenar de participantes (que han colaborado a título individual, voluntario -sin representar a ninguna organización- y en la medida de su disponibilidad), les dimos como modelo una ficha en la que, básicamente, deberían explicar qué proponían, qué trataban de solucionar y cómo se llevaría a cabo. En base a esas fichas hemos elaborado este documento con 37 ideas o pequeñas reformas (lo que llamamos palancas) que, creemos, pueden provocar cambios útiles para avanzar. Para mejorar.

Queremos destacar que cada grupo de trabajo se organizó con total libertad, sin ninguna interferencia de la Fundación, ni conocimiento de las conclusiones del resto de grupos. De hecho, las 37 palancas finales ni se han consensuado ni se ha pretendido, ya que lo que se buscaba era generar debate y que este documento sirva de punto de partida. En este sentido, el documento que presentamos no pretende ser el fin de nada sino el inicio de alguna cosa. Hemos intentado cambiar el enfoque: pasar de la grandilocuencia al detalle, de la ideología declarativa a la propuesta útil. Trabajar con la épica gris de lo transitable que, paradójicamente, ha escrito las mejores páginas de nuestra historia y lo puede volver a hacer.

No se trataba de elaborar un programa electoral ni un catálogo de reformas para España. Tampoco se habla de educación, ni de pensiones, ni de reformas constitucionales, ni de ninguno de los temas que están en la actualidad de nuestro país y que, efectivamente, son muy importantes para definir nuestro futuro colectivo. Pero ese no era el objetivo. Lo que se pretendía, y esperamos haber conseguido, era pasar de la grandilocuencia al detalle, proponer una serie de cambios simples, útiles, factibles y necesarios, que pueden suscitar los acuerdos necesarios para ponerse en marcha mañana mismo. Quizá no sean medidas que acaparen titulares, pero no por ello son innecesarias ni inocuas.

Este documento final lo hemos completado con dos anexos, uno electoral y otro económico, porque nos parecían convenientes para tratar de poner un mínimo marco a nuestro contexto.

A todos los que hemos participado en este experimento nos ha servido para comprobar la dificultad de aterrizar ideas, para constatar contradicciones y para aprender a trabajar con gente de procedencias ideológicas y profesionales no sólo distintas, sino opuestas en muchos de los casos.

Aquí puedes consultar el documento final que hemos titulado “La revolución de las pequeñas cosas: pequeñas palancas o el intento de provocar cambios útiles” con las primeras 37 propuestas.

Como se trata de un experimento que esperamos actualizar en unos meses con otras propuestas que consideramos necesarias, si estás interesado en formar parte de este proyecto en el futuro y participar en los próximos grupos de trabajo, puedes escribirnos a comunicacion@fundacionfelipegonzalez.org ya que estaremos encantados de contar con tu participación.

Las 37 palancas para provocar cambios:

  1. Consolidación legislativa
  2. Inteligencia Institucional: creación de bases de datos para la implementación y evaluación de políticas públicas
  3. Agencia Metropolitana contra la Soledad
  4. Instrumentos para impulsar la rehabilitación energética de los edificios
  5. Abrir la cámara acorazada de los presupuestos
  6. El beneficio no es solo dinero
  7. Incorporación de la “huella legislativa” de las iniciativas y de las “memorias de datos” a los proyectos de políticas públicas
  8. Bosques urbanos
  9. Creación de una oficina de coherencia parlamentaria
  10. Lenguaje Claro para una transparencia efectiva
  11. Misma responsabilidad, mismo sueldo
  12. Europa también somos nosotros
  13. Ley aprobada, ley retirada
  14. Carreteras: usar mejor, pagar mejor
  15. Aprovechamiento y valorización energética de biogás de vertederos, estaciones depuradoras de aguas residuales y estaciones de tratamiento de aguas
  16. Creación de la figura del directivo público: despolitización de la administración, desburocratización de la política
  17. Reforzar la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia
  18. Banco de solidaridad
  19. Controllers en los ayuntamientos
  20. Cuantas más lenguas, mejor
  21. Limitar la desproporción salarial
  22. Aunque estés en la nube, también pagas.
  23. Creación de un Comité Español de Cambio Climático y Transición Energética
  24. Oficina de ensayo y error en cada gran ayuntamiento
  25. Lo internacional es local
  26. Stop plástico.
  27. Sin I+D no hay futuro
  28. Una acción, un voto
  29. Creación de una agencia independiente de evaluación de políticas
  30. Aumentar la transparencia fiscal y financiera de las empresas
  31. Creación de un programa de secondments –comisiones de servicio– de profesionales del sector privado en el sector público
  32. No pedir lo que ya tienes
  33. Séneca renovado
  34. Unidad administrativa de vanguardia
  35. El PIB no lo es todo
  36. Coherencia económica de los programas electorales
  37. No es sano anteponer los beneficios económicos a la salud

Puedes consultar el documento completo aquí.